Manejando como a una hora y media desde Dubái se llega a esta ciudad, capital de Los Emiratos Árabes Unidos.

Desde que tengo uso de razón AMO viajar, conocer nuevas culturas, explorar, aventurar, aprender y cuestionar… Por eso siempre antes de pisar tierras ajenas procuro leer algo del país y de sus costumbres. Así me ubico y contextualizo.

En Abu Dhabi, hay un par de cosas “obligadas para hacer” como el “Ferrari World”, “El Emirate’s Palace”, un hotel en donde puedes sentarte a tomar un capuchino y de postre una torta de chocolate, ambos vienen con oro comestible de 24 quilates, cenar en alguno de sus restaurantes, pasear por la ciudad y por supuesto visitar la “Sheikh Zayed Grand Mosque”.

Cada vez que he visitado templos religiosos de cualquier cultura o creencia, siempre me he cuestionado lo mismo, SIEMPRE se me viene a mi cabeza la misma pregunta. …Porque tanto lujo? . Aunque para ser sincera más que un cuestionamiento mi pregunta es un RECHAZO TOTAL a todo ese exceso por parte de cualquier institución religiosa.

Sé firmemente que MI DIOS no necesita estos monumentos majestuosos, eso es puro invento y creación del EGO humano. Cuando los visito sencillamente admiro una arquitectura, unas obras, me gusta saber algo sobre la historia detrás de su construcción y ya, NADA MÁS.

Mi educación fue católica, pero realmente mi forma de creer y mi relación con DIOS no comulgan con su doctrina. CLARO QUE CREO EN UN SER SUPREMO, Ése que es universal y por lo tanto ÚNICO…. Creo en el DIOS que describe Baruch Spinoza. Ese DIOS que no tiene sexo (no es mujer ni es hombre).. ES DIOS, punto final.

…”Hace poco uno de mis hijos nos hizo esa pregunta, …… DIOS es hombre o es mujer? A lo que Hernan (su papá) respondió muy sabiamente lo mismo que yo acabo de escribir … GRACIAS POR ESO” …

Después de muchos cuestionamientos propios, después de visitar varios templos en varios escenarios de éste nuestro planeta tierra, de leer sobre los delitos cometidos (pasados y actuales) a manos de aquellos que dicen estar al servicio de Un DIOS (no entiendo qué clase de DIOS querría eso), de oír durante mucho tiempo la misma cátedra sobre el valor de la “pobreza” y la “humildad” (obviamente para el resto del mundo menos para ellos), decidí hace un par de años que no iba a seguir estando encasillada en una doctrina, ideología, teología específica porque mi sentir y mi creencia no me daban para hacerlo.

CREO EN DIOS, FIELMENTE lo hago y tengo mi FÉ intacta en ÉL. Pero no creo en la iglesia, aunque paradójicamente sí en el poder de la oración, (cualquiera que sean las palabras que se digan y en donde se digan).

Yo seguiré, (cuando la vida nos dé nuevamente la oportunidad de volver a viajar) descubriendo nuevos destinos, (creo que nunca me cansaré de hacerlo), porque siempre que viajo lo paso increíble. Abu Dhabi no fue la excepción, pasamos fantástico, aunque seguramente no es un destino que vayamos a repetir. 

En esta ciudad estuvimos solo dos días, es pequeña y fácil de recorrer. Hicimos todo lo que nos sugirió google, lo que algunos amigos que ya habían ido nos recomendaron y fue realmente (a mi manera de ver y de viajar), más que suficiente. 

Nosotros ( mi esposo y yo) siempre hemos viajado por nuestra cuenta, nunca acudimos a ninguna agencia para que nos organice ningún destino, no nos acomodamos a viajar en tour con mas gente, a estar limitados con un horario y a donde nos quieran llevar.

Para este destino en algún momento yo sugerí que buscáramos un tour siguiendo algunas recomendaciones, la idea de ir a un país Árabe y “turistiarlo” a cuenta propia sigue generando algo de ansiedad en nuestra cultura. Pero finalmente optamos por hacer lo que siempre hacemos. Alquilar un carro e ir a nuestro modo, tiempo y riesgo, acudiendo solamente al instinto y al mejor amigo para estos momentos, EL GPS. Afortunadamente todo salió increíble. No tuvimos ningún mal momento.

Inclusive, cuando de regreso nuevamente a Dubai, haciendo el registro en el hotel nos dimos cuenta que habíamos dejamos olvidado los pasaportes, la plata y un reloj de Hernan en el hotel de Abu Dhabi, hotel que nos había llamado varias veces para avisarnos de este “pequeño” descuido pero que nunca respondimos la llamada. Así que no teniendo ninguna otra solución, cansados, ya era de noche, habíamos hecho planes todo el día, no habíamos comido, etc etc, etc, con toda la calma del mundo, dimos media vuelta rumbo nuevamente a Abu Dhabi para recoger SEMEJANTE OLVIDO.

Este sería el último viaje que hicimos antes de conocer lo que el 2020 nos tenía guardado. Nos queda sin duda todo lo que conocimos, lo que comimos, lo que disfrutamos, lo que descansamos, los recuerdo que seguimos acumulando…… y lo que criticamos también. 

Pues al fin y al cabo… “SOMOS SIMPLES Y BÁSICOS HUMANOS”….

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *